AION, S.A.

Me ahogo. Abro los ojos y sólo veo agua y oscuridad. No sé ni dónde estoy ni cómo he ido a parar aquí y, sinceramente, tampoco me importa. Sin pretenderlo, sin ser consciente de lo que hago, boqueo en busca de aire. Sólo consigo tragar más agua. El agua me rodea, me cubre por completo, se adueña de mis pulmones. Sé que, si no hago nada, pronto moriré.

Seguir leyendo “AION, S.A.”

Anuncios

Un pessic de cristall de dulamita esmicolat

L’Alora, recelosa, observava com en Morzen tantejava la paret de roca infructuosament.

—Estàs segur que saps el que fas? —En Morzen li havia assegurat que seria capaç de trobar l’entrada oculta de la masmorra, però la semielfa no ho acabava de veure clar.

—Ahà… —li contestà ell, arrufant el nas. No tenia res en contra de l’Alora però, si continuava qüestionant tot el que feia a cada instant, l’engegaria a pastar fang sense gaires miraments.

—De veritat que no sé què va veure en Gerian en tu…

El comentari era per punxar-lo, és clar. Però en Morzen no era tan ruc com es pensava la seva cunyada, així que va decidir prendre-se’l amb bon humor. Es va girar cap a l’Alora i va dedicar-li el més encantador dels seus somriures.

—El meu irresistible atractiu, per descomptat. I els músculs… no t’oblidis dels músculs.

Seguir leyendo “Un pessic de cristall de dulamita esmicolat”

Concurso de relatos de fantasía

I concurso fantasía PAE

En la PAE estamos de concurso. Así que, si te gusta la fantasía, y si te gusta escribir, no lo pienses más: no puedes perderte el I concurso de fantasía de la Plataforma de Adictos a la Escritura.

Se trata de un concurso de relatos breves, de entre 1000 y 3000 palabras. Hay categoría para relatos en català y en castellano, y los ganadores de ambas categorías obtendrán un vale de 150€ para gastar en la librería Gigamesh, los dos primeros números de la revista Windumanoth y un lote de libros de la PAE. También hay lotes de libros para los finalistas, tanto de Gigamesh como de la PAE. El plazo de entrega finaliza el 15 de mayo, y encontraréis las bases aquí. ¡Ah! El concurso se ha llevado a cabo con la colaboración de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror.

Además, hemos decidido ponéroslo un poco más difícil y daros una premisa de inicio: un bárbar@ y un mag@ frente a la entrada de una mazmorra. A partir de aquí, que sobreviva… es decir, ¡que gane el mejor! 😉

Héroes y epopeyas

Héroes y epopeyas están pasados de moda. Forman parte de un mundo cerrado que ya no existe, que hace tiempo que dejó de existir. ¿Qué sentido tiene pensar que una persona, sólo una, pueda ser capaz de salvar el mundo? ¿de dar respuesta a todas las preguntas y de hacer frente a todas las injusticias? Porque el mundo es sociedad, no individualidad. Son cuentos para niños, que no tienen cabida en el mundo real.

Héroes y epopeyas no existen.


La literatura tiene que traspasar las fronteras del mundo cerrado del héroe e ir más allá, ser consciente de todas las realidades del presente, de todos los matices. No hay un bien, no hay un mal, no hay una lucha épica que pueda poner fin al sufrimiento. No hay un héroe, sólo gente corriente. Gente encadenada a una realidad de la que no es capaz de escapar, no importa la conciencia que tome de todo aquello que le rodea; simplemente, no puede. La coherencia en el soldado que busca la justicia es imposible, es una batalla perdida desde buen principio.

¿Y entonces qué?

Ser crítico con los libros, con la televisión, con la prensa y los políticos, con los magnates y los mafiosos. Estar atento al entorno, descreerlo todo.

¿Y entonces qué?

Nada, entonces nada. Cuando ya se ha tomado conciencia de la realidad, sólo quedan el vacío y la impotencia. Incapacidad para actuar. Frustración derivada de esta inacción.


Dadme héroes para rellenar este vacío, esta soledad. Dadme alguien en quién creer. Alguien que me ayude a hacer esto más soportable. No quiero una distracción, quiero una motivación. Un modelo, un ejemplo. No quiero un cínico, quiero alguien que pueda actuar, que sea capaz de conseguir un cambio. Me da igual que no sea en la realidad, porque ya he perdido toda esperanza en la realidad.

Así que sí, dadme héroes y epopeyas, y dejadme, por lo menos, ser feliz en mi desaliento.

J’accuse…!

Orden de lectura respecto a Baile de máscaras: después del capítulo XVI, Tarde lluviosa de verano, tras el final de la primera parte del libro.


[Artículo de opinión publicado en el Corriere di Venezia, el día 1 de julio de 1844, a cargo del reconocido escritor Salvatore Croce.]

Algo huele mal en Dinamarca, decía el bardo. Yo me limito a afirmar que algo sucede en mi amada Venecia. Estamos frente a una nueva era; soplan vientos de cambio. El tiempo dirá si para bien o para mal porque, por lo que parece, a día de hoy nadie osa abrir boca. Permitidme que sea yo quien dé un paso al frente y me convierta en la voz de los venecianos. No de todos ellos, por supuesto. No de los que viven en fastuosos palacios y que apenas perciben las diferencias. No de los oportunistas que ven crecer sus arcas. No de los ambiciosos que ocupan posiciones que han arrebatado a sus legítimos titulares. Dejadme hablar, pues, en nombre del resto de venecianos. De los que se han quedado sin hogar, sin trabajo, o sin oportunidades. De los que, en definitiva, han perdido sus derechos.

Seguir leyendo “J’accuse…!”